CONGELACIÓN DE SEMEN

La congelación de semen es una técnica de reproducción asistida que permite criopreservar los espermatozoides durante largos periodos de tiempo sin que pierdan su capacidad fecundante.

La calidad de la muestra seminal apenas se ve alterada por este proceso, ya que solo disminuye la movilidad espermática un 30% aproximadamente. Además, cabe destacar que la calidad seminal no empeora en función del tiempo que la muestra está criopreservada, ya que únicamente se ve afectada durante los procesos de congelación y descongelación, no durante su almacenamiento.

Los principales motivos para congelar el semen:

  • Pacientes que vayan a someterse a algún tratamiento médico que pueda afectar a su fertilidad, como la quimioterapia o la radioterapia.
  • Pacientes que hayan decidido realizarse una vasectomía y quieran criopreservar muestras por si desean ser padres en el futuro.
  • Si el hombre no va a poder proporcionar la muestra seminal el día de la punción folicular durante un tratamiento de FIV, por ejemplo por cuestiones laborales. Es especialmente práctico en los casos de pacientes que residen en el extranjero y que recurren a la ovodonación.
  • Pacientes que habitualmente tengan dificultades para obtener la muestra, como aquellos que sufren bloqueos psicológicos.

Mediante la congelación seminal es posible preservar la fertilidad de un paciente, con el fin de utilizar los espermatozoides en tratamientos de reproducción asistida posteriormente.